domingo, 4 de mayo de 2008

De nuevo en romería


Se respira a romero y todo parece pronunciar una sola palabra: Romería.  Mi pueblo cambia de via, su tren se dispone a viajar alma adentro por lugares que componen un paisaje flamenco repleto de compases leperos, de tonalidades mágicas y sones por sevillanas de alegría y de esperanza.

Vuelve la romería como volvieron las golondrinas de Becquer en su balcón los nidos a posar y se engalanan sus calles , el aire huele a jazmines y los tambores imitan los corazones, sobran las razones para creer en ella, hoy sobran las razones.

Hoy dejo de poseer responsabilidades en esto de ser pregonero, pero no voy a cesar en el empeño de ensalzar su nombre en cada charla, de cubrir los espejos de mis aguas con el reflejo bendito de su mirada, ya no tengo privilegios, pero nadie podrá quitarme el orgullo de sentirme hasta que la muerte llame a la puerta de mi vida: su pregonero.

Esta romería, no será una más, nunca lo son. Pero me he prometido a mi mismo un par de cosas, que cuando acabe prometo contaros, queridos amigos de caminos de la memoria. 

Antes quiero agradecer de todo corazón a Lourdes, la mujer con la ternura más dulce que conozco y que ya forma parte de mi, por ser hermana de mi compañera de caminos, su empuje para que este aprendiz de poeta, actualice este Blog, que ciertamente tenía olvidado.

Amigos leperos, disfrutad esta Romería, y no olvidaros de mirarla de vez en cuando a la cara, sin la Bella, nada de esto tendría sentido.

Feliz Romería 2mil8

3 comentarios:

JOSÉ MANUEL dijo...

El pregón de este año no me ha gustado nada, comparado con el tuyo no vale para nada. Tu pregón es el mejor que se ha dado en la historia de Lepe. Eres un poeta.

Dani Isleño dijo...

Que pasa fiera? no conocía la romería de Lepe, y con tu pregón pude conocerla a fondo y disfrutarla. Es te año he venido con la misma ilusión, pero me he dado cuenta que todos los pregones no son iguales. Sigue así eres estupendo tío.

Anónimo dijo...

GRACIAS CUÑAO,
NOS VEMOS EL VIERNES EN LA OFRENDA.
UN BESO PREGONERO!